Un martes difícil

Hice las maletas ayer, metí las ropas del invierno y supe que el color de los vestidos ya no luciría en el tendedero. Supe que es hora de braseros y balcones de luz. Tengo la mesa dispuesta los lápices afilados y las acuarelas dispersas por el techo blanco del saloncito que cobija todas las meriendas. Es martes y hemos inaugurado el tiempo de las castañas asadas, los paseos envueltos en bufandas y el adiós definitivo a la postal del último verano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s