El borreguito feliz

Sí hoy es el viernes más feliz del pre-invierno, ese día en el que procedo al ritual de “la lana”, acaricio la angorina de mis prendas favoritas y el tacto dulce de los abrigos. Toda mi casa es una fiesta de cajas abiertas que afloran lo mejor del pasado invierno. El color tostado, el espeso chocolate y la chispa de la frambuesa lo inundan todo.

Algunas faldas de lana, bufandas de pura lana virgen, jerseys de cachemira y el chubasquero azul de las intermitentes lluvias urbanas; también las botas de campo que te salvan de cualquier riada.

Salen de la caja sin permiso mis inseparables pantalones de pana y los gorros que ya se han posado en la percha a modo de manzanas en el aire. Enredos y accesorios para el invierno

La ropa quiere salir y emprender el viaje de invierno

Manta a dos

Jarabe de invierno

; mi estimado y añorado invierno que me trae castañas asadas, higos y mandarinas mientras dialoga conmigo en la ventana.

Se esparce y retuerce por mi casa una madeja de lana que intenta frenar los latigazos de frío que entran ya a raudales por las puertas aún vestidas de verano, desnudas ellas como heroicas estatuas de catedral.

Sí, hoy llega al salón alfombrado de esencias turcas, el borreguito feliz que me da su lana en forma de calcetín y pijama. Tengo todo el día para desempaquetar  la ropa que piden mis armarios.

Feliz invierno.

Anuncios

Un comentario en “El borreguito feliz

  1. Pingback: El borreguito feliz « mariadelmargomezfornes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s