La memoria herida

A veces llegan en oleadas las caras y risas de tus amigos. Amigos que quedaron congelados en la cortina de humo del tiempo; sin más explicaciones que el silencio. A veces esperas inútilmente, volver a escuchar sus voces y sus reflexiones más íntimas. Inútilmente…

Ignoro si es el tiempo, la memoria traicionera o la inmisericorde prolongación del desamor, las causas del olvido. Ignoro de la vida tantas cosas y de la gente a la que quise alguna vez…ignoro si es que alguna supe de verdad la dimensión de sus lealtades…

Hoy he puesto a caminar la cuerda parada del tiempo en un reloj hallado por despiste, he salido a la calle del Pasado y he almacenado los sonidos de aquellos días gaditanos y portugueses…aquellas vitales zambullidas de atardeceres frente al Atlántico azulado y las letras de Bebo y Cigala que golpeaban los viajes en curva.

Qué pena tanta memoria herida y desvanecida por los silencios…qué tonta distancia se ha interpuesto entre dos orillas que separan apenas dos continentes.

No compartiremos nunca más mesa para doce, mantel de cumpleaños y agitación del regreso por los viajes de cada verano, donde siempre había una salsa o una carta elaborada con la minuciosa biografía de hoteles y playas almacenadas en el maletero inquieto.

Sólo el tiempo nos desvelará si acertamos o no en la elección de esta estúpida maniobra de hostilidad; él nos dirá si mereció la pena tanto esfuerzo por mantener la cortina de humo que ha hecho desaparecer vuestros rostros, voces y risas de mi álbum…

Yo, desde ahora digo que no, no merece la pena esforzarse en cavar fosas de aire para enterrar los recuerdos mal digeridos, mal contados, distorsionados y nunca verificados.

Qué pena tanto tiempo callando…. tanto tiempo sin saber de los amigos que un día fueron parte de mí…yo misma. Pena de memoria herida…

Anuncios

Un comentario en “La memoria herida

  1. ¡Ah, la memoria congelada, la memoria devastada!, parece ser que ese es el asunto. No es la herida, es más bien la huella, y un cierto complejo de culpa por haberla dejado atrás y no adherida a la planta de tus pies..
    Lo que pasó pasó… El silencio…
    Y yo te digo, como siempre, “Asómbrate de todo el tiempo que nos falta para ser eternos”.
    Sigue así, dejando que las palabras te inunden para luego verterlas en el mar de los folios y el aire.
    A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s