Las recetas de Panchita

Mi mesa es en este momento un bodegón de cosas muertas, frías que sin ángel ni gracia agonizan de tanto viernes. Es un bodegón sin alma. Para acabar con este velatorio de despacho en penumbra he abierto de un golpe el libro

Peras que no esperan

Peras que no esperan

más rico de mi estantería. Chorrea jugo de almendra y manzana por todas sus hojas, revienta de cebollas y agasajo de aliños.

Para deleite de este viernes tobogán hacia el sábado, Panchita riega el libro con un buen pellizco de salsas afrodisíacas, y otros fluidos esenciales que enjuga con el verbo hambrear… Mi mesa ahora es un caos de curry y picante, salpicaduras olorosas de guacamole y sopa turca, un ravigote sube por el flexo y el ratón se está lampando la salsa huancaína empapada de queso de cabra.

Panchita ha venido a con su mandil de mil lunares y manchas alborotando el bodegón fundido de mi mesa remolona que aún hace siesta de viernes, cuando están a punto de llegar mis invitados.

Ha desparramado una lluvia de nueces y una espuma de naranjas que agita con el salero de una anfitriona experimentada en la guerra de los fogones. Piñones trae de pendientes y guindillas de diadema floreada. Panchita ha encendido la cocina y con ella trae a Afrodita en el regazo.

Isabel, Isabel…eres muy Allende en este libro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s