¨Voy refrenando el vuelo”

 

En un par de días emprendo el camino de regreso al punto muerto que dejé allá por el mes de noviembre disperso en Extremadura. Pueblo, casa, tejado, balcón, chimenea, cigüeña, campana, campanario y lavándula son palabras que salen ahora del armario de mis entretelas. Las puse a remojo de lágrimas y ahora renacen poderosas, con el furor que tienen todas y retienen todas las primaveras.

 

Vuelan hacia la primavera

Vuelan hacia la primavera

Decía León Felipe “voy refrenando el vuelo….”

Yo me extralimito y robo sus palabras para no estrellarme en el intento, ahora que Extremadura me hace nido y allá que voy.

Voy tras la cigüeña que me trajo al mundo entre ramitas quebradas de olmos, olivos y manzanos. Desde un pico alto de Gredos consigo ver los valles del Tiétar y los meandros jugosos que van a morir musitando fados bajo espumas del ansiado Océano.

Hay una Extremadura que me recorre la espina dorsal.

Tan dura como bella

Tan dura como bella

Que fluye a borbotones en dimensiones planetarias y dibuja ya mi casa con las macetas de cada primavera. Aquellas que en diciembre quedaron congeladas en un reclinatorio de helechos. “Voy refrenando el vuelo…” para no estrellarme con el manto cuajado de estrellas que cuelgan cada noche en las cúpulas estrelladas de un cielo al SUR.

Voy por minutos haciendo OESTES en mi brújula inanimada… el regreso es irreversible. Voy de la mano de León Felipe y al corazón me he prendido, como siempre en estos viajes al SUR, a Manuel PACHECO, incansable extremeño, el hombre campo, el ser humano hecho encina y bruma de amaneceres campestres.

Dice el reloj que ya “voy refrenando el vuelo”, que el lunes será tarde para volver a este otro nido que dejo al albur de los vientos. Nido sin cigüeñas alborotado de cucos fugados de algún reloj de pared, cansado de no tener tiempo, agotado de no dar las horas ni los cuartos.

Voy refrenando el vuelo…no sea que urgencias imprevistas me fuercen a poner algún corazón en marcha tras el hielo de este invierno del año quince… el más gélido de los que recuerdo.

Ya veo flores

Ya veo flores

Anuncios

Un comentario en “¨Voy refrenando el vuelo”

  1. Pingback: ¨Voy refrenando el vuelo” | son de mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s