Membrillea a lo lejos

Como campos dulcemente sembrados de membrillo se tornan los días huidizos… estos días somnolientos, como empolvados por una luz cenicienta que dibuja despedidas en el balcón de unos ojos cercanos.

Membrillean los días, también la vida, que se enmaraña y apresura en el calendario.

Peras que no esperan

Peras que no esperan

Anuncios