Membrillea a lo lejos

Como campos dulcemente sembrados de membrillo se tornan los días huidizos… estos días somnolientos, como empolvados por una luz cenicienta que dibuja despedidas en el balcón de unos ojos cercanos.

Membrillean los días, también la vida, que se enmaraña y apresura en el calendario.

Peras que no esperan

Peras que no esperan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s