El amor en tiempos de “Whatsapp”

Me confieso culpable como el que más. Es mi debilidad de bolsillo. Su tamaño casi intangible, apenas comparable con la minúscula estampación de una hormiga en la palma de la mano, provoca cicatrices de dimensiones lunáticas.

Sigue leyendo

Anuncios