Las raíces del abedul

La suerte ha querido que un ataque indiscriminado de virus ocupe mi casa durante un tiempo…tres semanas llevo encadenando melodías de toses, bandas sonoras de estornudos y para rematar LA AFONÍA. El silencio ma non tropo. Sigue leyendo

Anuncios