LA HERENCIA

Una hereda hasta el olor de su abuela. Los afanes y ademanes. Puede que hasta el más diminuto de los rosarios que dejó bajo la cama, sobre la mecedora o escondido entre los muchos afluentes de su costurero. Sigue leyendo

Anuncios