ENAMORARSE EN OCTUBRE

He pasado la noche con Marcel. Serían las cinco de la madrugada cuando el llamador de ángel me ha dicho “a dormir”, y entonces no me quedó más remedio que  abrazarme a la almohada, perfumada todavía de los sueños de ayer. Sigue leyendo

Anuncios